Diplomacia
"El avance de China podría socavar la soberanía de los países latinoamericanos"
LPO habló con expertos estadounidenses sobre la visión desde ese país del acercamiento de América Latina con el gigante asiático.

  La creciente participación china en América Latina podrá crear oportunidades económicas para los países, pero al mismo tiempo expande la influencia del gigante asiático en la política local y asuntos de seguridad de la región de una forma que socava la soberanía de los estados, según dijeron a LPO expertos estadounidenses en las relaciones chino-latinoamericanas.

En declaraciones al Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el almirante Craig Faller, comandante del Comando Sur de EE. UU, advirtió la semana pasada que China "busca el dominio global" y es cada vez más activa en América Latina, incluso a través de acuerdos portuarios, préstamos financieros, infraestructura de tecnología y programas de intercambio con los ejércitos regionales. 

En una entrevista con LPO, Margaret Myers, directora del Programa para Asia y América Latina del Diálogo Interamericano, con sede en Washington DC, dijo que si bien China ha estado involucrada en la región durante décadas, su presencia se ha acelerado en los últimos años. Esto, agregó, es en parte resultado de que el país busca crear nuevos mercados para los productos chinos y obtener los recursos que necesita, que van desde petróleo y gas hasta soja y otros productos agrícolas. 

"También ha habido una especie de internacionalización de las empresas chinas, y una decisión del Estado de ayudarlas para que se conviertan en jugadores globales y compitan internacionalmente con otras empresas en una amplia gama de sectores, pero especialmente con aquellas con las que China tiene una ventaja competitiva natural", dijo. 

Exclusivo: La CIA pronostica convulsión política en América Latina: "Polarización y violencia"

 Actualmente, China es el socio comercial más importante de América del Sur. En 2019, por ejemplo, las empresas chinas invirtieron un total de USD 12,8 mil millones en América Latina, principalmente en infraestructura, lo que representó un aumento del 16.5% con respecto al año anterior. 

En toda la región, 19 gobiernos de América Latina y el Caribe han anunciado proyectos como parte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta establecida por China, incluido un puerto de USD 3 mil millones en Perú. Estas inversiones, agregó Myers, ahora se están diversificando cada vez más en tecnología. 

"China sigue siendo vista como el país al que acudir para proyectos de infraestructura y obras públicas a gran escala. Se están construyendo nuevos vínculos. Las empresas chinas son eficientes y competitivas", dijo. "Ahora están hablando de computadoras, instalaciones de servicios informáticos, tecnologías de inteligencia artificial. Hay una competencia entre China y otras empresas de estos sectores que antes no existía". 

En el pasado, los funcionarios estadounidenses advirtieron a los países de América Latina que planeaban usar redes 5G con tecnología de la empresa china Huawei, con vínculos sustanciales con el Estado chino, que esto podría representar una amenaza para la soberanía nacional en tecnología e infraestructura.

Julie Chung, la funcionaria de Biden que en su reciente gira por la región cuestionó el avance de China.

En una entrevista separada con LPO, Evan Ellis, profesor en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de EU y asesor del Congreso sobre las actividades chinas en la región, dijo que desde una perspectiva china, hay poca distinción entre objetivos económicos, políticos y de seguridad. "El punto no es conseguir influencia política. El punto es cómo la posición económica crea otras opciones, y esas otras opciones refuerzan la influencia económica", dijo. 

"Para China, se trata de dinero. Pero China quiere estar en estos sectores tecnológicos porque son estratégicamente importantes", enfatizó.

Ellis explicó que tener una fuerte presencia en los sectores tecnológicos de América Latina le da a China la oportunidad de obtener inteligencia valiosa, como datos comprometedores sobre líderes y secretos comerciales, que pueden, a su vez, permitir que el país y sus empresas obtengan una ventaja económica. 

"Estas cosas pueden ayudar al Ministerio de Seguridad del Estado a obtener tecnología de la competencia u obtener información sobre las ofertas de la competencia cuando está tratando de obtener un acuerdo para su propia empresa", dijo. "Existe un flujo interminable de pruebas de que los servicios de seguridad chinos respaldan su política industrial a través del robo sistemático de tecnología". 

Además, Ellis dijo que el potencial acceso de China a los datos de América Latina "está socavando fundamentalmente la capacidad de los estados latinoamericanos para tomar decisiones soberanas".

"Está socavando la capacidad de las corporaciones para operar en América Latina cuando la infraestructura central que tienen que usar para sus propias llamadas telefónicas, por ejemplo, es vulnerable debido a las opciones de los Estados en los que operan", agregó. 

Los expertos han señalado que la pandemia de Covid-19 creó una clara oportunidad para que China amplíe sus actividades en la región. El presidente de Argentina, Alberto Fernández, por ejemplo, agradeció en enero a China por "apoyar la lucha de Argentina contra el Covid-19" y "construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad". AMLO suele agradecer a China por el envío de sus vacunas Sinovac, Sinopharm y Cansino, de las que el gobierno ha comprado decenas de millones para inmunizar a su población.

Paraguay enfrenta el dilema de romper con Taiwan para conseguir vacunas de China

"Esta ha sido una oportunidad muy clara para China", dijo Myers. "En los primeros meses, China estaba proporcionando material de protección principalmente en un esfuerzo por mejorar la imagen de China entre la población de América Latina. Era una estrategia de relaciones públicas", dijo Ellis.

Y agregó: "Ahora, tras muchos meses de experimentación en diferentes enfoques, China ve esto como una apertura y una oportunidad muy claras. La política de China en América Latina es parte de una dedicación al 'sur global' en una amplia gama de áreas, incluso en el ámbito médico. Esta es una oportunidad para cumplir". 

Estas políticas económicas, agregó Myers, también le dan a China una mayor influencia para presionar a los países latinoamericanos para que cambien su reconocimiento diplomático de Taiwán, considerado por Beijing como una provincia rebelde.

De los 15 países del mundo que aún reconocen al gobierno de Taipei, nueve se encuentran en América Latina y el Caribe. "Creo que es un objetivo primordial. El compromiso y la influencia económicos se traducirán en otros tipos de influencia", dijo. "No creo que podamos distinguir los objetivos económicos y políticos entre sí con tanta claridad".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.